La Contra de La Vanguardia (12-04-2010)

15 d’abril de 2010



El passat dilluns, el diari La Vanguardia va publicar, a la seva secció "La Contra", una interessant entrevista a Klaus Hasselmann, creador del mètode "fingerprint", que demostra l'escalfament global. Una entrevista on es parla de meteorologia, del clima, de l'escalfament del planeta, del respecte pel medi ambient...

"Aquí nos helábamos, pero el planeta seguía calentándose"

Soy joven porque renuevo mis obsesiones. Nací en Alemania, pero huimos de Hitler y crecí en Londres. Fundé el Instituto Max Planck de Meteorología y ahora estudio Economía, sistema complejo similar al clima. Soy premio Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA.

LLUÍS AMIGUET
¿Calentamiento global...?

...

Pues ha sido el invierno más crudo en décadas, con nevadas... ¡en Barcelona!

Cierto, y en toda Europa, pero insisto en lo de "global", es decir, planetario. Mientras en Europa nos helábamos de frío, el planeta en su conjunto seguía calentándose... Nuestras mediciones han demostrado exactamente ese proceso.

¿Cómo sabe usted qué temperatura hará en un siglo si el pronóstico ni siquiera acierta la que va a hacer el fin de semana?

Porque es más fácil saberlo. Es una cuestión de escala de tiempo y espacio y un problema estadístico. Del mismo modo, podemos predecir con acierto cómo evolucionará en las próximas horas la temperatura de toda el agua de un cubo, pero no sabemos pronosticar con exactitud cómo se comportará una molécula de agua en un punto determinado del cubo en un instante preciso.

¿Cuanto más concreto sea en tiempo y espacio, más difícil afinar el pronóstico?

El clima no es un sistema caótico, pero sí complejo. En Reading, Inglaterra, donde hacen los pronósticos meteorológicos para toda Europa, saben que cuando hay un anticiclón estacionado en Escandinavia, da estabilidad al clima en toda Europa y por lo tanto las predicciones son más fiables.

Aquí es el anticiclón de las Azores.

Entonces suelen acertar incluso diez días antes. Pero cuando hay bajas presiones en Escandinavia o, peor, cuando se suceden los subes y bajas, el pronóstico del tiempo se vuelve ineficaz incluso para 24 horas.

¿Por qué?

Porque en esos casos de inestabilidad, una pequeña desviación en el cálculo de predicción proyecta un gran error en el conjunto.

¿Cómo saben entonces que todo el planeta se calentará más?

Lo cierto es que dentro de la predicción de las temperaturas en el próximo siglo hay algunos procesos que, sinceramente, no entendemos en toda su complejidad, pero eso no impide que podamos afirmar que ese calentamiento existe.

¿Y que lo causa la actividad humana?

Y, sí, que lo causa la actividad humana, porque ese calentamiento podría ser debido a las oscilaciones cíclicas del clima, pero hoy sabemos con un margen de error del uno por ciento que es causado por el hombre.

Se le atribuye la paternidad del método fingerprint (huella) que lo acredita.

Fue un ejercicio más bien académico, porque ya sabíamos por la medición del agujero en la capa de ozono y por otras variables bien demostradas que ese calentamiento global existe y que es debido al hombre.

Parece que hubo medición exagerada.

Los que exageran son los medios. Conozco al grupo científico al que se atribuye esa exageración y es impecable. Lo publicado como "exageración" deliberada en realidad fue el contraste habitual en ciencia de mediciones, pero al cotejarlas se hizo trascender a los medios interesadamente ese proceso como falsificación de datos.

¿Por qué?

Los medios compraron la historia porque necesitan crear emociones y venderlas, sea con el fútbol o con el clima. El problema es que el clima es una realidad científica y por tanto no crea novedades cada día, aunque los informativos las necesiten, por eso los medios tienden a amplificar o disminuir la realidad científica para hacerla emocionante. La ciencia no es una mercancía y no crea emociones a diario, pero las noticias hoy lo son y para venderse necesitan crearlas.

¿Cuánto se calentará la Tierra?

Sabemos la tendencia, pero no los grados con seguridad. Puede que hasta cinco.

No saben en concreto, pero sí exigen medidas concretas para atajarlo que sí costarán empleos muy concretos.

Eso es el típico problema de asegurar su casa contra incendios o no. Yo la tengo asegurada. Del mismo modo, también asumo el coste de asegurar el planeta contra las catástrofes que causaría no frenar el calentamiento causado por la actividad humana.

¿El riesgo probable no es menor que el coste cierto de lastrar nuestra economía?

Si actuamos ya, el coste será mínimo y además servirá para modernizar nuestro paradigma energético y hacer nuestras economías más eficientes. Y en este punto debo felicitar a España y Alemania, que lo están haciendo bien y a tiempo.

¿Y si no hacemos nada?

Hay que actuar ya, porque así no será necesario hacerlo radicalmente sino de forma equilibrada y progresiva y, de ese modo, podremos minimizar los costes de la transición a las energías renovables.

¿Y si ignoramos el problema?

Llegará el punto de no retorno y entonces los costes serían inasumibles. Debemos actuar ya si realmente nos importa qué planeta heredarán sus hijos... Pero también me temo que hay lobbies petroleros a los que parece les importa mucho menos el futuro de nuestros hijos que su poder actual.

Esa transición modifica poderes.

Es el primer reto global junto a la reducción de armas nucleares. Y no se puede superar con el esquema tradicional de estados nación compitiendo sino con todo el planeta cooperando. Por eso fracasó Copenhague: porque frenar el calentamiento requiere que países ricos transfieran tecnología a los pobres para que todos hagan la transición de energía fósil a renovable.


Font: La Vanguardia

  © Blogger templates Newspaper by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP